APRENDER 2.0

junio 3, 2009

Twitter en el aula

Filed under: Uncategorized — Rodrigo Cetina @ 12:08 pm

Confío en que todos sabemos lo que es Twitter. Se que no todos lo utilizamos, al menos no tanto como Facebook. Se que si algunos no aprecian este último, hay muchos más que se preguntan cuál es el punto del primero.

¿Ciento cuarenta palabras? ¿Microblogging? ¿Funciona mejor si nos descargamos una aplicación? ¿Ashton Kutcher es lo más popul…? Vale, no sigo, que seguro causo mas de un dolor de cabeza.

Yo estaba del lado de la mayoría. No le encontraba ninguna utilidad. Todo cambió en un congreso, en Austin, Texas, hace un par de meses.

Estando en una conferencia, con el ordenador y conexión a Internet. De vez en cuando miraba mi Facebook, cuando me aburría. Algunos de los presentes, a quienes había conocido ese mismo día, ya comenzaban a agregarme. Supongo que estarían tan aburridos como yo en ese momento.

Poco a poco, me fui dando cuenta que mucha gente a mi alrededor, ya sea con su iPhone o desde su portátil, escribía frenéticamente. Presionaban y presionaban la tecla enter. Por supuesto, me pregunté que estarían haciendo. Lo averigüé. “Twitteaban”.  Entonces me dije a mi mismo:  “bien, probemos. Una distracción más por si algún expositor resulta demasiado aburrido”.  Al poco tiempo de apuntarme, comencé a establecer contacto con los demás “twitteros“.

Y de repente, pasó en una de las conferencias. Me di cuenta que todos mis nuevos contactos de Twitter, presentes en el mismo auditorio que yo, publicaban sobre el mismo tema, sobre la conferencia que teníamos enfrente.  Citas directas del expositor, comentarios, pequeñas discusiones, preguntas posibles que luego eran expuestas en voz alta, links que ayudaban a comprender mejor lo que se decía, o ahondaban en el tema, fotos, vídeos, multimedia, en fin, elementos que coadyuvaban a la exposición. De repente, no se cuando, dejé de tomar notas en una hoja de papel y comencé a copiar y pegar lo twitteado (ya lo pongo sin comillas ni cursivas, aceptemos la palabra y sus derivados).

La verdad, es que de los expositores de ese congreso, probablemente tengo las mejores notas que he tomado en mi vida. Citas precisas, opiniones de otras personas, mis propias notas, las preguntas que se hicieron, fotografías, vídeos, y ¡links, links links! de suma utilidad.

Todos en el mismo lugar, prestando atención al expositor y colaborando en conjunto, mejorando la experiencia de asistir a una conferencia y de aprender algo nuevo.

¿Qué opinan? ¿Valdrá la pena incorporar Twitter al salón de clases?

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: