APRENDER 2.0

septiembre 18, 2009

Manifiesto de Internet en Educación

Filed under: Editorial, Educación — Etiquetas: , , — Rodrigo Cetina @ 9:40 am

Les dejo con un documento que se presenta solo, contiene algunos conceptos muy buenos y bien definidos.

Manifiesto de Internet en Educación
Cómo debería funcionar la educación hoy.
Diecisiete declaraciones.
(Adaptación de una traducción del Manifiesto de Internet, orientado al periodismo, y publicado por 15 periodistas y bloggers conocidos en la esfera de los nuevos medios alemanes. )

1. Internet es diferente.
Internet genera diferentes esferas públicas, diferentes términos y diferentes habilidades culturales. Los centros educativos deben adaptar sus métodos de trabajo a la realidad tecnológica actual en lugar de ignorarla o desafiarla. Es su deber desarrollar la mejor forma de educación posible basada en la tecnología disponible. Esto incluye productos y métodos educativos nuevos.

2. Internet es un centro educativo de bolsillo.
La web reacomoda las estructuras educativas ya existentes trascendiendo sus antiguas fronteras y ámbitos. La publicación y diseminación de los contenidos han dejado de estar atados a los centros e instituciones educativas. La autoconcepción de la educación está —afortunadamente— siendo privada de su función de centinela. Todo lo que nos queda es la calidad educativa a través de la cual la educación se diferencia de la mera instrucción y memorización.

3. Internet es nuestra sociedad, nuestra sociedad es Internet.
Las plataformas basadas en la web como las redes sociales, Wikipedia o YouTube se han vuelto parte de la vida cotidiana de la mayoría de las personas del mundo occidental. Éstas son tan accesibles como el teléfono o la televisión. Si los centros educativos quieren seguir existiendo, deben entender el universo conjunto de los usuarios actuales y abrazar sus formas de comunicación. Esto incluye formas básicas de comunicación social: escuchar y responder, también conocido como diálogo.

4. La libertad de Internet es inviolable.
La arquitectura abierta de Internet constituye la ley IT básica de una sociedad que se comunica digitalmente y, consecuentemente, de la educación. No puede ser modificada por el mero propósito de proteger los intereses comerciales o políticos frecuentemente escondidos detrás de la ficción del interés público. Sin importar cómo esté hecho, bloquear el acceso a Internet pone en peligro la libre circulación de la información y corrompe nuestro derecho fundamental a decidir nuestro propio nivel de educación.

5. Internet es la victoria de la educación.
Por causa de una tecnología insuficiente, los centros educativos, los centros de investigación, las instituciones públicas y otras organizaciones han sido las encargadas de compilar y clasificar la información mundial hasta ahora. Hoy en día cada ciudadano puede montar su propio filtro personal de informaciones mientras que los motores de búsqueda explotan la abundancia de información con una magnitud nunca antes vista. Los individuos ahora pueden informarse y educarse mejor que nunca.

6. Internet cambia/perfecciona la educación.
Gracias a Internet, los centros educativos pueden cumplir con su rol social-educativo de una nueva manera. Esto incluye presentar la educación como un proceso continuo y de cambio constante; la confiscación de la inalterabilidad del conocimiento es un beneficio. Aquellos que quieran sobrevivir en este nuevo mundo de información necesitan de un idealismo rejuvenecido, con nuevas ideas y un sentido de placer al explotar este nuevo potencial.

7. La red requiere establecer contactos.
Los enlaces son conexiones. Nos conocemos a través de enlaces. Aquellos que no los usan se excluyen a sí mismos del discurso social y educativo. Esto también se aplica a los sitios web de los medios educativos, a la relación entre ellos y con sus comunidades educativas, y entre sí.

8. Los enlaces retribuyen, las citas adornan.
Los motores de búsqueda y los agregadores facilitan la educación de calidad: elevan el hallazgo de contenido excepcional sobre una base a largo plazo y por lo tanto son una parte integral de la nueva esfera pública conectada. Las referencias a través de enlaces y menciones —especialmente aquellas hechas sin ningún consentimiento o siquiera remuneración de su creador—hacen, en primer lugar, posible la cultura misma del discurso social conectado. Ellos son, en todos los casos, dignos de protección.

9. Internet es la nueva sede del discurso democrático.
La democracia prospera con la participación y la libertad de información. Transferir la formación democrática y en valores, y su discusión y debate, desde los centros educativos hacia Internet y expandirse en ésta discusión involucrando la participación activa de la comunidad educativa y la tolerancia, es una de las nuevas tareas de la educación.

10. Hoy libertad de cátedra significa libertad de opinión.
Internet invalida los límites tecnológicos entre el amateur y el profesional. Esta es la razón por la que el privilegio de la libertad de opinión debe aplicarse para cualquiera que desee contribuir al cumplimiento de los fines educativos. Cualitativamente hablando, no debería existir diferencia alguna entre docentes remunerados y no remunerados, sino entre docentes buenos y docentes malos.

11. Más es más – nunca la información y educación son demasiado.
Había una vez instituciones tales como la Iglesia que priorizaban el poder por encima de la conciencia personal y alertaban sobre un flujo de información sin filtros cuando la imprenta fue inventada. Por otro lado estaban los panfleteros, enciclopedistas y periodistas que probaron que más información conduce a más libertad, tanto para el individuo como para la sociedad en su conjunto. Al día de hoy, nada ha cambiado al respecto.

12. La tradición no es un modelo de negocio.
Se puede hacer dinero en Internet con contenido educativo. Existen muchos ejemplos de esto actualmente. Sin embargo, a causa de que Internet es altamente competitiva, los modelos educativos tienen que ser adaptados a la estructura de la red. Nadie debería intentar fugarse de esta adaptación esencial diseñando políticas destinadas a preservar el status quo. La educación necesita abrir competencias para las mejores soluciones de refinanciación en la red, junto con el coraje de invertir en la implementación multifacética de estas soluciones.

13. El Copyright se vuelve un deber cívico en Internet.
El derecho de reproducción es la piedra angular fundamental de la organización informacional en Internet. Los derechos de los creadores para decidir el tipo y ámbito de diseminación de sus contenidos también son válidos en la red. Al mismo tiempo, el copyright no deberá ser abusado como una palanca para salvaguardar mecanismos de abastecimiento obsoletos y aislar nuevos modelos de distribución o programas de licencias. La propiedad acarrea obligaciones educativas.

14. Internet posee numerosas divisas.
Los servicios educativos en línea financiados a través de anuncios ofrecen contenido a cambio del “efecto-tirón”. El tiempo de un lector, espectador u oyente es valorable. En educación, esta correlación ha sido a veces uno de sus principios fundamentales de financiación. Otras formas de refinanciación que sean educativamente justificables necesitan ser forjadas y evaluadas.

15. Lo que está en la red se queda en la red.
Internet está elevando la educación a un nuevo nivel cualitativo. Texto, sonido e imágenes en línea ya no tienen que ser transitorios. Permanecen recuperables, y por consiguiente construyen un archivo de historia contemporánea. La educación debe tomar el desarrollo de la información, su interpretación y errores en consideración, por ej., debe admitir estos errores y corregirlos de una manera transparente.

16. La calidad permanece como la cualidad más importante.
Internet desacredita los productos educativos homogéneos y en masa. Sólo aquellos que sobresalen, son creíbles y excepcionales conseguirán una audiencia estable a largo plazo. Las demandas educativas se han incrementado. La educación debe satisfacerlas y acatar sus propios principios formulados.

17. Todos para todos.
La web constituye una infraestructura para el intercambio social superior a la de los medios masivos de comunicación del siglo 20: cuando entra en duda, la “generación Wikipedia” es capaz de valorar la credibilidad de una fuente, rastrear noticias hasta la fuente original, investigarla, chequearla y evaluarla —solos o como parte de un esfuerzo grupal. Los educadores que desdeñan esto y no están dispuestos a respetar estas habilidades no serán tomados en serio por estos internautas. Internet hace posible comunicarse directamente con aquellos alguna vez conocidos como destinatarios —alumnado, como oyentes y espectadores—y sacar provecho de su conocimiento. No son los docentes sabelotodos los que están en demanda, sino aquellos que comunican e investigan.

(Link publicado por Nautilux en Twitter, que a su vez dirige al blog de su publicación: Discentia.)

septiembre 8, 2009

Usando Video Online en el salón de clases

Desde Edutopia nos llegan unos consejos para utilizar el vídeo online en el aula de clases, especialmente vídeos obtenidos de Youtube.

“Actualmente, muchos estudiantes esperan que la información les sea presentada de forma llamativa y entretenida, así que los vídeos pueden ayudar a captar su atención”, dice Larry Sanger, director ejecutivo de Watchknow, un sitio que recopila vídeos de contenido educativo.

He aquí unos cuantos consejos para utilizar el vídeo online en el salón de clases:

  • Limite sus búsquedas a fuentes de confianza. La mayoría de los grandes periódicos, museos, bibliotecas, estaciones de radio e instituciones tienen canales específicos en YouTube en donde recopilan sus contenidos. Búsque el nombre de la fuente en Youtube (por ejemplo, la PBS), y el canal de dicha organización aparecerá. De ahí, puede buscar exclusivamente entre el contenido de la PBS.
  • Mire el K-12 education group en Youtube. Profesores y estudiantes suben películas a este grupo, que contiene cientos de vídeos que tratan diversas materias desde como hacer un títere hasta metraje de una expedición al Titanic de 2004. (En Edutopia nos hablan de vídeos en inglés por ejemplo, una buena opción es buscar nuestros propios grupos en español, traducir nosotros mismos algún contenido con subtítulos. También se puede visitar TeleclipTV, que como ya hemos comentado tiene contenidos para niños).
  • Vaya a sitios exclusivos para profesores. Teachertube y WatchKnow reúnen miles de vídeos que provienen de educadores, Youtube y el resto de la red. En esencia, son centros de referencia de vídeos educativos que cubren muy diversas materias, ordenadas en categorías por asignaturas y nivel educativo. WatchKnow cuenta con un equipo de curadores formado por educadores y expertos en vídeo educativo que dan el visto bueno a los vídeos antes de publicarlos.
  • Al escoger los vídeos, prefiera los más cortos de duración. Esto le dará tiempo para discutir sobre lo que se ha visto y su importancia con respecto a la lección que se pretende enseñar.
  • Si va a utlizar Youtube, regístrese. Esto le permitirá crear una lista de reproducción o una colección de favoritos y podrá reproducirlos todos con un solo click. (Revise sus listas periódicamente, recuerde que Youtube borra contenidos sin previo aviso.)
  • Para aquellas aulas en las que Youtube está bloqueado, descárguese el vídeo en casa. Conviértalo al formato de su preferencia para después reproducirlo cuando desee. Youtube no permite descargarlos, pero una extensión tan sencilla como Downloadhelper de Firefox le permitirá hacerlo.
  • In classrooms where YouTube is blocked, download the video. Convert it to your playback format of choice.
  • Por último, recuerde que, aunque las leyes de Propiedad Intelectual de muchos países permiten el uso de clips de vídeo con motivos educativos dentro del salón de clases, la Ley no suele ser del todo clara. Si usted tiene dudas, consulte con un experto.

(Vía Edutopia.)

febrero 18, 2009

Los móviles en el aula

Según nos reportan el New York Times y el Seattle Times la Industria de Telefonía Móvil Norteamericana está haciendo lo que en la década de los ochentas se hizo con los ordenadores: vender los teléfonos a las escuelas como herramientas con valor educativo.

Esta semana, por cierto la misma semana que el Mobile World Congress de Barcelona, se celebró en la ciudad de Washington, D.C. una conferencia llamada Mobile Learning 09 organizada por la CTIA, una asociación de empresas de telefonía móvil. En dicha conferencia será presentada una investigación, (financiada por Qualcomm) en donde se demuestra que los llamados smartphones pueden hacer a nuestros estudiantes más inteligentes, mejorando por ejemplo sus habilidades para las matemáticas.  Aquí pueden ver detalles sobre la investigación, parte del proyecto K-Nect.

Dicen que la única diferencia entre un smartphone y una laptop está en que el teléfono es más pequeño, más barato y más deseado por los alumnos. También aseguran que con la ayuda de un software especial para aprender álgebra, la utilización de vídeos y de posts en redes sociales, un cierto grupo de alumnos logró una nota un 25% mejor en el examen final que los demás compañeros que no contaron con la tecnología para ayudarse con sus estudios.

Por supuesto, las quejas no han tardado en llegar, pues el teléfono móvil, como muchos sabemos, no es precisamente muy bien visto en las aulas por los problemas que crea: el invertir demasiado tiempo hablando o enviando sms entre los amigos; problemas con la intimidad de las personas y con el bullying; tonos, politonos, vibraciones y sonidos que interrumpen al profesor en clase; etc.

Además, todo el mundo sabe que si las compañías de telefonía móvil logran su cometido, el introducir los teléfonos como herramienta educativa, seguramente venderían millones y millones de unidades. ¿Son sinceras al decir que un teléfono móvil puede ayudar a los alumnos a mejorar su rendimiento académico? Aunque por otro lado, en su momento, hace tiempo, cuando las empresas que fabricaban ordenadores  y software decidieron captar como clientes a las escuelas, lo hayan hecho por dinero o por ayudar a la educación o ambas cosas, el resultado es que sí, efectivamente los ordenadores son hoy en día una herramienta innegablemente útil para la educación.

Bueno, pues ahí queda. ¿Pronto veremos los móviles en las aulas, como amigos de Profesores y ayudando a los alumnos a aprender mejor? Yo estoy convencido de que Internet ayuda a la educación si se utiliza correctamente, los terminales de nueva generación cuentan con acceso a Internet, y solo cabe pensar que este acceso será aún mejor en el futuro. Pero, ¿Realmente los móviles podrán sustituir a los ordenadores como herramienta para el acceso a Internet y a la educación? Hombre, no es que Word mejore la ortografía de nadie, pero al menos te señala los errores a la hora de escribir un texto, pero a la hora de escribir un SMS… los mensajes de mucha gente dan pena ajena, y no solo hablo de los niños y adolescentes que van a la escuela, también he visto atrocidades enviadas por niños de mi edad (nacido en los 80s) o incluso mayores.

diciembre 12, 2008

¿Qué edad tiene un nativo digital?

Filed under: Editorial, Educación — Etiquetas: , , , , — Rodrigo Cetina @ 6:38 pm

Tengo 27 años. (20.12.1980, osea que estoy a escasos días de pasar por la espada de los 28). Los primeros aparatos electrónicos que recuerdo son dos; una videocassette Beta marca Toshiba (que incluso recuerdo, llevaba una impresión con los anillos olímpicos que decía Los Ángeles 1984), enorme, y de color plata. ¿Una película? El Imperio Contraataca en inglés, idioma que aún no conocía, como tampoco sabía leer (eliminamos la opción subtítulos entonces), recuerdo que preguntaba a mi padre que era lo que decían (Papá, perdón si no te dejé ver la película en paz) . El otro aparato electrónico, un ordenador conectado a una pantalla monocromática, cuya única utilidad, según recuerdo, era, previa introducción de un comando por mi padre, al escribir letra por letra y con la lentitud (o quizás velocidad) de un niño que comienza a leer, mi nombre, lo reproducía en forma de escalera hasta que cubría toda la pantalla.

Pregunté el otro día a mi padre aproximadamente cuando fue esto y me ha respondido con el siguiente texto, el cual, no sin antes darle las gracias, reproduzco aquí abajo:

A ciencia cierta, no sé porqué de mi tempranera fascinación por las computadoras.  No fueron los videojuegos, dado que nunca me interesaron. Es más factible, que haya estado en relación con mi actividad profesional, soy médico, pediatra.

Las primeras que llegaron a mi localidad en el estado de Yucatán, en el sureste de México (alrededor de 1984) eran la Commodore C64 con 64 kb de memoria RAM, que conectamos a un televisor y junto con otro colega, iniciamos en Basic, un  pequeño programa para recabar el historial médico de los pacientes que usábamos en el consultorio y que,  como consecuencia natural, me facilitaba la recolección  de datos estadísticos, que  recopilaba con fines de investigación médica y de docencia.

En ese entonces, solo nosotros, en nuestra pujante ciudad de provincia, que era y sigue siendo un lugar de concurrencia de pacientes de todo el sureste mexicano, un par de pediatras, las usábamos en el consultorio, para fascinación de los pacientes y algunas bromas de los otros médicos.

De ese momento, al crecimiento exponencial de los recursos informáticos, particularmente en medicina, ya se ha hecho historia. Sin embargo, no perdí la oportunidad de estar actualizado, leía revistas especializadas, en búsqueda de novedades, tanto en equipo como en accesorios, los cuales fui adquiriendo a medida que estaban a disponibilidad, con el paso del tiempo. Así es como, mis hijos crecieron con ellas en la casa, y cuando Internet se conectó en  el primer centro educativo de la ciudad de Mérida, donde vivíamos, junto con mis 2 hijos, busque la oportunidad de “navegar”. Entre el primer buscador   “Archie” y luego “Altavista” y  el actual “Google” hay un buen trecho andado.

Les comento que las primeras pruebas de internet por cablemódem (tecnología que transmitía la señal de internet a través del cable coaxial de la televisión), en nuestra localidad se hicieron en nuestro domicilio, como parte del trabajo de mi hija, en aquél entonces, para una empresa de internet.

Actualmente, no se piensa en la calidad de la atención médica, procesos diagnósticos, sin la informática; la educación en línea ya es de todos los días, un valiosísimo recurso. Acceso a literatura médica global y especializada, telemedicina, gestión de hospitales etc. Incluso los primeros términos de “informática médica” – aplicación de las tecnologías de computación y telecomunicaciones- se substituyó por “informática en salud” ya como una ciencia de la administración de la información para el cuidado de la salud.

Mi esposa se familiarizó con el lenguaje de los ordenadores, que se utilizaba comúnmente en casa. A ella le encanta “chatear” con su hijo, que vive al otro lado del mundo, revisa los periódicos digitales y lee regularmente su correo electrónico. A ambos hijos siempre les han resultado muy familiares estos temas y vean, mi hija (cuyo trabajo mencionaba antes), estudió una licenciatura en informática, y él, cursa el doctorado “El Derecho de la Comunicación en la Sociedad Actual” y está centrado en temas del audiovisual y los derechos de autor en el entorno de internet. ¿Nativos digitales?

Gregorio Cetina Sauri

Dr. Gregorio Cetina

Dr. Gregorio Cetina

Y los demás ¿A qué edad recuerdan fue su primer contacto con un ordenador? ¿O con internet? Recuerdo que la primera vez que busqué algo en internet fue la palabra “Superman”, recuerdo que fue en la Universidad a la que hace referencia mi padre, que tardó lo que ahora sería una eternidad en cargar, y que se trataba de algo así como una newsletter en cuyo encabezado venía la clásica “S”, hecha a vace de letras “X”, como cuando alguien hacía un dibujo basado en punto de cruz en una máquina de escribir.

Pd. De la Sigma Commodore, al parecer daremos paso a esto: http://gizmodo.com/5090366/g+speak-minority-report-gesture-ui-actually-made-by-minority-report-designer.